ESTIRAR O NO ESTIRAR - TRACEUR PROJECT - PARKOUR MÉXICO

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ESTIRAR O NO ESTIRAR

ARTÍCULOS > PARKOUR
 
 

Usualmente no acostumbramos estirar, o lo hacemos de una manera inadecuada a la hora de calentar, pues llevamos el músculo hasta su máxima capacidad, sin una preparación previa, dejando de lado los daños que esto nos puede causar.

Los músculos tienen dos capacidades naturales, la contracción y la relajación. Por lo general, los traceurs acostumbramos enfocar nuestro entrenamiento a la contracción muscular, pues es lo que genera potencia, fuerza y resistencia; y es justamente por el tipo de entrenamiento que realizamos que no conviene estirar los músculos hasta su máxima elongación al principio de la sesión porque, además, un músculo recién estirado y, por lo tanto, relajado, pierde más del 30% de su capacidad de contracción, es decir: no le podemos exigir igual.

El músculo lo podríamos comparar con el caramelo: al estar en alta temperatura, es fácil expandirlo hasta su máxima capacidad sin dañarlo, pero si lo tratamos de moldear a una baja temperatura, es muy fácil que se rompa al ejercerle fuerza. De igual manera, después de trabajar la flexibilidad del músculo, éste queda indispuesto para contraerse con la misma capacidad que antes, bajando su rendimiento y pudiendo ocasionar lesiones al contraerlo con demasiada fuerza.

¿Para qué nos sirve la flexibilidad?


Nos sirve para ampliar el rango de movimiento de nuestras articulaciones, reduciendo la posibilidad de lesión en las mismas. Además de que estirar debidamente después de cada sesión de entrenamiento relaja los músculos de tal manera que reduce también los dolores musculares en días posteriores.

Comúnmente se manejan dos formas de trabajar la flexibilidad: ejercicios dinámicos y pasivos.

Los ejercicios para obtener flexibilidad dinámica son aquellos que se realizan utilizando el impulso o fuerza de nuestro cuerpo, estirando y contrayendo la musculatura simultáneamente. Sin embargo, en los estiramientos dinámicos no se lanzan violentamente las extremidades hasta su límite de movimiento, la velocidad y fuerza deben ser controladas de manera que se llegue con suavidad a los límites del movimiento sobre la articulación implicada, y es por esto que con este tipo de estiramientos debemos tener un especial cuidado, pues podemos lastimar tanto el músculo como la articulación al forzarlos de más.

Un ejemplo de estos ejercicios serían los levantamientos de rodilla al pecho alternando piernas. En este caso el estiramiento se genera en los glúteos y la espalda baja.

Los ejercicios para obtener la flexibilidad pasiva son aquellos en los que mantenemos una posición por determinado tiempo, ya sea cierta cantidad de segundos o número de respiraciones profundas, pueden ser individuales o en grupo, con dos o más personas dependiendo el ejercicio. Estos ejercicios son los más funcionales para ampliar la flexibilidad, y es muy recomendable que se trabaje junto a una respiración profunda para que los músculos logren una mayor relajación dando como resultado una mejor elongación.

Al trabajar la flexibilidad, debemos tomar en cuenta que si aplicamos demasiada fuerza, ya sea en nuestro cuerpo o en el del compañero, podemos causar fuertes lesiones como desgarres musculares, pero si ejercemos muy poca, no conseguimos avance en esta cualidad muscular.

La flexibilidad se puede trabajar diariamente y, de hecho, es lo más recomendable tomando en cuenta un previo calentamiento para obtener mejores resultados.

Pero entonces, ¿qué es lo ideal? ¿Estirar o no estirar?

Lo ideal es incluir ejercicios de estiramiento tanto al principio como al final de cada sesión de entrenamiento, esto por lo siguiente:

Incluir estiramientos dinámicos en el calentamiento previo a la sesión de entrenamiento, o incluso pequeños estiramientos pasivos de muy corto plazo, sin aplicar ninguna fuerza agresiva sobre los músculos y sin llevarlos a su máxima extensión, ayudará a activar y relajar la musculatura y así obtener un máximo desempeño tanto de músculos como de articulaciones durante el entrenamiento.

Y al final de la sesión, después de haber realizado un arduo trabajo en el entrenamiento, realizar una sesión de estiramiento pasivo, enfocada en ampliar el rango de flexibilidad en todo tu cuerpo, ayudará a relajar todos los músculos y articulaciones trabajados, previniendo lesiones y ampliando cada vez más nuestra capacidad de movimiento.


VER OTROS ARTÍCULOS DE...

PARKOUR   /    SALUD   /    ENSEÑANZA

 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal